HomeNoticiasDietas sin gluten para niños

Dietas sin gluten para niños

Una vez confirmado el diagnóstico hay que proceder a retirar el gluten por completo de la dieta del niño pues es hasta hoy día el único tratamiento para combatir los síntomas de la celiaquía. Es importante que seamos conscientes de que no debemos ceder en absoluto a la idea de hacer excepciones en cuanto a la ingesta de gluten ya que ponemos en riesgo la salud y el bienestar de nuestro hijo.

Debemos evitar todos los productos que lleven cereales y hay que tener especial cuidado a la hora de adquirir alimentos procesados. Tendremos que acostumbrarnos a leer cuidadosamente las etiquetas para comprobar que no llegan ingredientes con gluten. Es recomendable rechazar cualquier producto que no esté etiquetado correctamente para evitar la ingesta accidental de gluten. Además es importante tener control sobre la contaminación cruzada ya que cualquier resto de gluten en la comida del niño le puede provocar una reacción.

El niño debe ser consciente en todo momento de que padece celiaquía para que se acostumbre a controlar su dieta y sepa qué es lo que puede comer y lo que no. Puede hacer a través de juegos sencillos como por ejemplo, usando una tabla de alimentos con códigos de colores para que conozca qué le puede hacer daño.

Un ejemplo es el juego del semáforo, en el que el color rojo indicará los productos prohibidos, el naranja los dudosos y el verde, los permitidos. Nuestro hijo verá que aunque hay productos que no puede consumir, son muchos más los que puede comer tranquilamente.

Hay familias que, para evitar la contaminación cruzada, deciden adoptar en conjunto una dieta sin gluten pero algunos expertos no lo recomiendan. Es más beneficioso para el niño que sea consciente de que ha de tener cuidado con lo que come en todo momento para que mantenga esa costumbre también cuando coma fuera de casa. De esta forma, se normaliza su situación y le resultará extraño a la hora de comer en otros sitios. En cualquier caso, esta decisión siempre será opción de la familia.

Tampoco hay que esconder estos productos sino educar y enseñar al niño que no debe tomarlos si no quiere ponerse malito. De esta manera, cuando esté fuera de casa, también sabrá reconocer qué es lo que no puede comer para que no le siente mal y podrá negarse si alguien de fuera le ofrece alguno de estos alimentos. El resto de miembros de la familia también deberán educarse en este sentido.

Existen dos símbolos a los que tenemos que prestar una especial atención a la hora de comprobar el etiquetado de un producto:

  • Símbolo internacional No Gluten: se trata de una espiga en un símbolo de prohibición que identifica a los alimentos sin gluten aunque hemos de ser cautelosos ya que también marca a aquellos que contienen entre 20 y 100 ppm (partes por millón) y que, por tanto, no están libres de gluten al 100%.
  • Símbolo de la Federación de Asociaciones de Celíacos de España: es de color verde y muestra una espiga además del enunciado “controlado por FACE”. Marca a productos por debajo de 10 ppm.

Ante cualquier duda, lo recomendable es contactar con la Federación de Asociaciones de Celíacos de España para poder obtener consejos y recomendaciones. Además, desde allí nos podrán poner en contacto con las asociaciones de celíacos de la comunidad autónoma en la que residimos para obtener más información acerca de nuestro entorno: restaurantes, tiendas con productos sin gluten, etc.

Share With:
No hay comentarios aun

Deja tu comentario